A diferencia de Bélgica, cuyo proceso de industrialización en el siglo XIX siguió un camino similar